Cineuá - Tu revista de cine

Al filo del mañana: Ya has estado aquí

Información

Título original: Edge of Tomorrow
Director: Doug Liman
Año: 2014
Reparto: Tom Cruise, Emily Blunt, Bill Paxton, Jonas Armstrong, Brendan Gleeson, Kick Gurry, Tony Way, Noah Taylor, Charlotte Riley, Franz Drameh, Dragomir Mrsic

Detalles

El artículo fue publicado el 3 de julio de 2014. Guardado en Actualidad. Etiquetas: , , .

 

 

Suenan Alanis Morissette y Rob Zombie en mi playlist mientras intento juntar unas cuantas palabras sobre Al filo del mañana (The edge of tomorrow, Doug Liman, 2014), lo que puede daros a entender que mi cabeza no anda muy fina. Sumado a eso existe ese factor “novedad” que se nos exige por tal de evitar caer en tópicos o repetir lo que otros tantos hayan dicho ya en infinidad de medios y plataformas, tanto da si son buenos o mediocres, sino que el reto es conseguir decir algo que nadie haya dicho, ver algo que nadie haya visto: destacar. Ya saben, ser previsible penaliza, ser imprevisible genera rechazo y, en cualquier caso, vivimos pendientes de mirar más a los lados, fusta en mano, que adelante. Supongo que si la biografía es una consecución de errores, Al filo del mañana viene a ser un drama de toda la vida…

 

Suenan Alanis Morissette y Rob Zombie en mi playlist mientras intento juntar unas cuantas palabras sobre Al filo del mañana (The edge of tomorrow, Doug Liman, 2014), lo que puede daros a entender que mi cabeza no anda muy fina. Puede que sea por eso que me cuesta ver algo de eso que llaman lenguaje de los videojuegos en el film de Liman, más allá del renacer del protagonista, aunque entiendo que ese concepto sea un comodín contemporáneo como en su día lo fue el término videoclipero. Nuestro tiempo es la única referencia insalvable (y necesaria) por lo que no es un tema de profundidad sino de amplitud o, quizás, de completa inutilidad el trazar mapas cuando se trata de revisitar una película.

 

Suenan Alanis Morissette y Rob Zombie en mi playlist mientras intento juntar unas cuantas palabras sobre Al filo del mañana (The edge of tomorrow, Doug Liman, 2014), lo que puede daros a entender que mi cabeza no anda muy fina. Y menos aun cuando pasadas un par de semanas de su visionado las constantes referencias al film de Liman inciden constantemente en ese acercamiento al lenguaje de los videojuegos (como si existiera tal cosa), anulando gran parte del recuerdo que de ella tengo. El cine es más historia que la memoria y, pese a ser gamer, la idea que más ha venido a mi mente desde el visionado de Al filo del mañana ha sido Parménides

 

Suenan Alanis Morissette y Rob Zombie en mi playlist mientras intento juntar unas cuantas palabras sobre Al filo del mañana (The edge of tomorrow, Doug Liman, 2014), lo que puede daros a entender que mi cabeza no anda muy fina. De hecho no paro de revisitar la escena en que el personaje de Cruise ofrece café a la heroína del film, actuando del mismo modo que en el campo de batalla y acercando el film mucho más a 50 primeras citas (50 First Dates, Peter Segal, 2004) que no a Gamer (íd., Mark Neveldine & Brian Taylor, 2009). Ahí es donde cobran importancia todas y cada una de las muertes de la mano de Rita Vrataski, donde los errores que claman olvido llevan el discurso más allá de lo bélico. Es decir, ¿acaso la maquinaria de Al filo del mañana no funciona de manera más cercana a la memoria que no a la interactividad?

Por eso tampoco he podido evitar emparentarla con Las vidas posibles de Mr. Nobody (Mr. Nobody, Jaco Van Dormael, 2009), donde la singularidad del protagonista da paso al abanico de posibilidades existenciales que no entienden de errores sino de caminos, un laberinto similar al que propone Liman no para con la trama de acción sino para el destino de sus dos protagonistas, porque es la incertidumbre la que no solo nos sujeta a la película, sino al propio William Cage a su propósito. Porque ¿qué sentido tiene una invasión condenada a repetirse sin vencedores ni vencidos? ¿qué incentivo tiene una victoria caduca? Quizás todo se reduce a poder preparar esa taza perfecta de café.

 

Al filo del mañana es, quizás, el film sobre adoctrinamiento más importante desde Están vivos (They Live, John Carpenter, 1988), o quizás no, no sé. Mierda…

 

Suenan Alanis Morissette y Rob Zombie en mi playlist mientras intento juntar unas cuantas palabras sobre Al filo del mañana (The edge of tomorrow, Doug Liman, 2014), lo que puede daros a entender que mi cabeza no anda muy fina. Quizás porque más que en repeticiones Al filo del mañana se estructura como una fuga, como superposición de repeticiones, de alternativas donde la elección no significa descarte sino que todos los caminos forman parte del viaje, de esa sucesión de aciertos y contrarios. Porque la memoria existe para ser reescrita, y mientras celebramos el final feliz de su protagonista lamentamos haber caído en tantos campos de batalla.

Este texto quizás sea uno, por lo que, si lo creéis conveniente, no dudéis en pedirme que lo vuelva a vivir.

Los comentarios están cerrados.