Cineuá - Tu revista de cine

Editorial: Somos cine

Hace cuatro años nacíamos como revista con una serie de apuestas por lo visual no demasiado transitadas en los medios que poblaban internet. Por fortuna los tiempos cambian y lo que se consideraba una eclosión de crítica amateur ha resultado ser un constante crecimiento no solo de medios sino también de formatos, obligando (consciente o inconscientemente) a todos a tener en cuenta esa evolución. Así Cineuá tampoco tuvo nunca una línea editorial cerrada, y mucho menos en lo que se refiere a formatos, sino que hemos procurado ser un espacio donde los redactores pudieran volcar sus inquietudes con respecto a la imagen, asumiendo el cambio como necesidad, la evolución como herramienta y las nuevas tecnologías como oportunidad. Así de ser una web pasamos a poblar las redes sociales más habituales (como Twitter o Facebook) a las menos usuales (como Instagram o Pinterest) por tal de expandir la manera en que la crítica de cine (si aún hemos de llamarla así) ha de llegar a los lectores, asumiendo que cada medio tiene sus reglas y aprovechándolas en la medida de lo posible. Con ello las colaboraciones cada vez se han vuelto más especializadas, alejadas del tópico de que cualquiera puede escribir sobre cine en un contexto donde “escribir” deja de ser la opción mayoritaria de los redactores.

En ese contexto y bajo un cierto sello no buscado sino encontrado, nos decidimos a afrontar el temático más importante y ambicioso de los que hemos llevado a cabo, intentado difuminar las barreras de lo que es crítica, cine, literatura y las respectivas profesiones asociadas a ellas. “Somos cine: egoimágenes cruzadas” es el nombre de nuestro especial, y esta su explicación:

El canon cinematográfico, artístico en general, ha perdido buena parte de su fuerza debido a que, hoy en día, disponemos de argumentos suficientes para defender por igual el cine de Welles y Fulci, Visconti y Bigelow, James Wan y Apichatpong. Las nuevas tecnologías que desde hace décadas han ido transformando la forma de acceder y, sobretodo, valorar el cine, han provocado una crisis en la clasificación del cine de alta cultura hasta el punto que no es raro conocer a alguien que admira por igual a Ingmar Bergman y John Carpenter, algo que provoca los lamentos de buena parte de la cinefilia más nostálgica y elitista. En Cineuá creemos que es innegable que cada espectador es un universo cinematográfico distinto, algo que intentamos que se refleje en la propia confección de las personas que participan en la revista, y de este deseo de intentar aportar luz sobre cómo conjugar y poner en común esta “cinefilia del yo” que hoy en día es la imperante para esclarecer qué puntos de encuentro y discusión pueden detectarse, nace un nuevo temático llamado «Somos cine: Egoimágenes cruzadas». Buscamos así partir de lo más personal para debatir sobre cómo ello influye en la construcción del magma cinéfilo en el que vivimos e, igual de importante, investigar nuevas formas de construir la escritura y discusión cinematográficas.

Y ese magma de imágenes está compuesto por cada uno de los frames que los redactores han considerado vitales para su cinefilia y que, como conjunto, sirven de punto de partida para que cada uno hable de su propio acercamiento al mundo de las imágenes, sea desde la palabra, el vídeo, la música, etc. así que no podemos aseguraros qué aspecto tendrá la criatura, sólo que será hija de su tiempo. Sed bienvenidos; vosotros también sois cine.

Los comentarios están cerrados.