Cineuá - Tu revista de cine

Frances Ha feat. Dada

Información

Título original: Frances Ha
Director: Noah Baumbach
Año: 2012
Reparto: Greta Gerwig, Mickey Sumner, Adam Driver, Michael Esper, Grace Gummer, Charlotte d’Amboise, Michael Zegen, Patrick Heusinger, Justine Lupe

Detalles

El artículo fue publicado el 17 de diciembre de 2013. Guardado en Actualidad. Etiquetas: , , .

Resucitamos mal y con demasiada frecuencia a los muertos para cometer sus errores por segunda vez cuando, los errores más grandes son los poemas que uno ha escrito. Los utilizamos para adornar nuestra palabrería sin modularla apenas, sin interacción, sin violar su discurso, saltando de puntillas sobre una sí, una no, cada letra de sus nombres que de manera pretenciosa marcamos en negrita.

¡STOP! In the name of love. Probemos a marcar otras reglas en estos cinco o siete minutos que os toméis en la lectura.

Escojamos un SOLO muerto referencial por película, el que mejor se adecue al relato o a los rasgos estilísticos de las imágenes o al color de nuestros ojos. Escojamos al muerto que más nos pueda divertir y hablemos a través de él.

¿Es que se hace crítica para acariciar a los gentiles burgueses? Noup. Se hace crítica para dotar de otra nueva vida a la experiencia del visionado que debería reflejar de manera empírica cómo son los primeros acercamientos.

Pretender controlar los egos y los discursos de varios (aparte del propio, si lo hay) en un texto, es correr un riesgo de interferencia brutal en el mensaje, además del aburrimiento, la solemnidad y el ansia por plasmar una superioridad archivista, QUE BIEN MIRADO, NO tenéis por qué soportar, gentes. Pues la crítica no es cosa seria, se lo aseguro: es para divertirles, para halagarles; queridos lectores, los amo tanto, se lo aseguro, los adoro.

NUESTRAS REGLAS:

– Invocamos a un señor bajito con monóculo, respetabilísimo francés de origen rumano para acercar lo QUE bajo una mirada PUEDE llegar a ser la maravillosa película de Noah Baumbach, Frances Ha. Tristan Tzara ven a mí.

    – Tristan presta sus manifiestos[1] a modo de injertos en cursiva, en los que alteramos la palabra DADA por FRANCES y la acotación del movimiento vanguardista por nuestro objeto de análisis.

Frances Ha (íd., Noam Baumbach, 2013)  es un no a las prácticas cinematográficas de culto actuales y una denuncia a la corrupción intelectual desde el clasicismo. Es un no sin agresividad ni ruptura, deudora de un arte que no tiene la importancia que nosotros le prodigamos desde hace siglos. Es un arte que no aflige a nadie, y aquellos que sepan interesarse por él recibirán caricias.

En parte, la huella que deja sobre nuestra memoria crítica es efímera porque tendemos a olvidar las bondades de la transparencia y a engrandecer las películas que imponen dificultades sistemáticas a la mirada. Una huella que dura apenas lo mismo que sus personajes en pantalla: planos fijos de dos a cinco segundos, planos secuencias y panorámicas que no se recrean en la composición, aunque podrían. Los planos say: “Exteriorizamos la facilidad, buscamos la esencia central y nos sentimos contentos si podemos ocultarla, no queremos contar las ventanas de la elite maravillosa”.

Pongamos que las ventanas son TODO lo que nos gusta de manera irracional aunque lo neguemos, son los planos de nadie para de la élite, los guiños a toda esa gentuza instruida en cine que a menudo se convierten en el sustento de películas por completo. En Frances Ha ESTÁN aunque ocultos. Forman parte de un background apenas imperceptible, sobre el que no se deja recaer el peso del relato, que deja un poso a cultura más que superada. Esteticismo relegado y en abandono: desde fotografías de gatos, instantáneas manidas a monumentos estadounidenses, localizaciones una y mil veces repetidas, guiños a infinitud de comedias clásicas que conforman nuestro imaginario, mención especial para una banda sonora, que sabotea de T.Rex  a Bach, orquestada por Delerue. Es el no rendirse a la arquitectura del 90% que conforma el relato para apostar por la frescura de su protagonista que es lo que hace enorme a esta película.

FRANCES no es locura, ni sabiduría, ni ironía, mírala gentil burgués.  Mírala bien. Es una idiota, una farsante, una bromista. Es como ustedes.

Una película en constante punto de fuga en la que el deseo viene y va en busca de movimientos seductores, sin la necesidad de instalarse en las miradas. La cámara persigue los males de todo cuerpo: la prisa y la pereza. El baile, el tráfico, el sueño, el entrelazamiento de los contrarios y de todas las contradicciones de los grotescos y de las inconsecuencias —-> LA VIDA

No busca NADA, afirma la VITALIDAD de cada instante.

Juega con la impotencia actual para discernir entre los grados de claridad nostálgica, con la diversidad siendo divertida, juego de golf de la ilusión de una “cierta” profundidad. Y mantiene todas las convenciones, suprimirlas sería crear nuevas convenciones, lo cual, nos complicaría la vida de manera verdaderamente repugnante.

La genialidad es dos veces iluminadora si para obtener un resultado como el de Noah Baumbach te adecuas y rejuveneces los códigos narrativos imperantes. Ahí es donde reside la verdadera dificultad, y no precisamente en crear nuevas convenciones. Una hora y media de película, un prólogo que condensa todas y cada una de las marcas textuales a desarrollar, un guión impoluto en tiempos, giros, diálogos y detonantes y una escena final redentora.

Hemos perdido de vista la simplicidad y ya no sabemos ni elogiarla sin retorcerla a nuestro paso. La simplicidad, ¿es simple o es FRANCES? ¿Acaso ya no debe creer uno en las imágenes? ¿Desde cuándo expresan lo contrario de lo que el órgano que las emite piensa y quiere?

He aquí el gran secreto.

El pensamiento se hace en la boca y las visiones no se crean mediante la interpretación.

FRANCES no es una doctrina para poner en práctica. FRANCES mintamos: es un asunto que marcha bien. FRANCES contrae deudas y no vive en su colchón.

Dios puede permitirse no tener éxito: FRANCES también.

FRANCES es una cantidad de vida en transformación transparente sin esfuerzo y giratoria.

Tristan y yo nos parecemos muy simpáticos.

 

 

 


[1] TZARA, T., “Siete manifiestos Dadá (Fábula)”, Edit. Tusquets editores, 2009.

Los comentarios están cerrados.