Cineuá - Tu revista de cine

Frozen river: Fraternidad bajo cero

Información

Título original: Frozen River
Director: Courtney Hunt
Año: 2008
Reparto: Melissa Leo, Misty Upham, Charlie McDermott, Michael O’Keefe, Mark Boone Junior

Detalles

El artículo fue publicado el 17 de abril de 2011. Guardado en Retrospectiva. Etiquetas: , , , .

Una agradable sorpresa. Eso fue lo que sentí exactamente al abandonar la sala en la que proyectaban esta propuesta bastante modesta en cuanto a producción, incluso para el perfil de la escena Sundance. Un dulce inesperado de los que siempre hacen falta, de los que son bien recibidos con los brazos abiertos en cuanto llegan sin hacer demasiado ruido. Pero antes de todo, debemos reconocer que, ya sea como ejercicio de modestia o como maniobra de distracción, la película nos engaña, nos hace cuestionarnos, durante buena parte de su primer tercio, si estamos en una sesión nocturna de un festival de cine provinciano o en un salón doméstico, a la hora de la sobremesa, delante de un televisor. Pese a llegar con la prestigiosa medalla de Mejor Película de la cosecha Sundance de 2008, inicialmente parece destilar todos esos tópicos rancios y extenuados de los telefilms que rellenan las parrillas de programación de las cadenas generalistas. Pero como todo lo bueno, que se hace esperar, la cineasta va tejiendo una historia de siempre, pero a su vez inédita, que apela a la conciencia más básica del espectador desde la honestidad y sin ningún tipo de moralina impositiva ni sensacionalismo gratuito.

Es posible diferenciar hasta tres tipos de conflicto dramático que se van alternando y superponiendo a lo largo del metraje, dispuestos en un orden significativo y bastante acertado: la unidad familiar fragmentada y desunida, la consecuente precariedad económica, y la tolerancia interracial en un escenario fronterizo. Tres dramas tratados hasta la extenuación desde que el cine es cine, pero sobre los que ninguna palabra será la definitiva. Y menos cuando la virtud reside en su representación combinada, sumando sus puntos en común hacia un todo compacto.

El film adquiere una atmósfera de thriller en ciertas secuencias, que le imprimen ese necesario toque de intensidad e impulsan el avance de la narración, sin llegar nunca al abuso de estos recursos, ni en cantidad ni en profundidad. Todo lo contrario, ya que precisamente en su sencillez está su punto fuerte, conservando de esta manera su espíritu más indie, en el sentido más honesto del término: ese que escapa de la grandilocuencia y la artificiosidad como de la peste. La estructura lineal que enmarca un lapso temporal breve, donde la secuencia de acontecimientos no se extiende mucho más allá de lo presentado en el metraje, no es más que la lógica consecuencia de una hábil elipsis, referida tanto al bagaje precedente como a la inmediata posteridad. De esta manera, la trama se constituye como un rito transitorio entre una situación inestable (y detestable) y una estabilidad atropellada, pero suficiente.

El dúo interracial protagonista sostiene de manera espléndida el relato, complementándose mutuamente en sus fortalezas, debilidades y fantasmas internos. En especial Melissa Leo, reciente ganadora del Oscar, y que también recibió en su momento una merecida nominación por su lograda recreación de una mujer y madre lastrada por los continuos golpes de la vida y que, cerca de la desesperación, lo es capaz de todo, o casi todo. Así llegamos hasta la consecuencia, el efecto final, el nacimiento de una tolerancia y una fraternidad entre etnias, entre familias y entre madres, que nace más por necesidad mutua que por voluntad personal, pero que ahí llegó para quedarse. Todo ello en un escenario frío y helado donde el propio hielo posee un significado especial a múltiples niveles, ya como accidente climático que facilita la entrada a la dudosa tierra prometida, a la par que fuente de ingresos necesaria para gente azotada por la precariedad, o como excusa para utilizar lo poco que conservamos de aquel que nos ha abandonado, mientras pensamos vanamente que algún día volverá y se redimirá.

 

Los comentarios están cerrados.